Cansada

Cansada de los radicalismos. Cansada de que si dices que no te gusta el negro implique que te gusta el blanco. Cansada de que te posicionen.

Cansada de que se tape una mentira con otra. Cansada de ver a tanta gente creyendo en ideales políticos como si fuesen salvadores de turno.

Cansada de banderas y himnos. Cansada de que los héroes pasen a ser traidores de la noche a la mañana. Cansada de que se normalice lo anormal. Cansada de justificar lo injustificable. Cansada de que se mezclen problemas económicos y políticos con la identidad nacional.

Cansada de ver tanto contraste entre dos países que lo han tenido todo; uno ya no tiene nada y el otro no pinta bien (Venezuela y España). Cansada de estar en estado de alerta constante, emocional y físicamente.

Cansada de haber crecido en medio de caos político e irme y encontrarme más de lo mismo. Cansada de que se confíe tanto en los movimientos políticos. Cansada de que aún no se ha aprendido que lo que buscan son sus propios intereses.

Cansada de que no se hable de nada más, como si lo demás no existiera: ni educación, ni paro, ni sanidad, ni cambio climático, ni crisis económica, etc.

Cansada de las divisiones, de las medias verdades, de que cada uno tenga su propia interpretación de la democracia a su conveniencia. Cansada de que sólo se repita lo que se vende en los medios. Cansada de que no se piense, que no haya individualidad ni opinión propia ni original. Cansada de las masas, las manifestaciones y las huelgas.

Cansada de la palabra: revolución. Cansada de los patriotismos. Soy de aquí y tú de allí. Cansada que siempre te respondan que es imposible de otra manera. Cansada de que los problemas reales de la gente no importen para nada. Cansada de que el pueblo se crea que realmente les importa. Estoy cansada de la fe ciega en políticos.

Cansada de tener otro punto de referencia y no poder evitar comparar. Que aunque claramente ese no puede ser mi baremo para luchar por algo mejor; no puedo evitar comparar que mientras unos luchan por sobrevivir, por comida, medicina, necesidades básicas, etc; otros luchan por una mezcla de cosas que muy pocos me han sabido definir claramente.
Cansada de la política de oposición, de la política del asco, de la política del miedo, de la política de ellos son los malos y eso nos hace buenos. Cansada de abalar a políticos como si fuésemos fanáticos religiosos. Cansada de que no critiquemos a nuestros propios ideales, para ver si quizás, sólo quizás, somos nosotros los que no estamos haciendo algo bien. Cansada de la política de: la culpa es de ellos.

Cansada de dos polos opuestos que jamas se atraerán pero mueven el pueblo a su conveniencia. Cansada que el pueblo les siga. Cansada que al final del camino, quien sufre es la gente.

A veces, estoy cansada de tanto surrealismo, de tantas historias inventadas, de tantas construcciones sociales.
A veces, estoy cansada.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s