Para ti, al otro lado del mundo

Da que pensar la obsesión que se tiene con la izquierda y derecha junto a la poca capacidad de crítica propia hacia un gobierno o partido político, sea de cualquier índole ideológica.

    Parece que ser de la izquierda o derecha es más importante que la miseria que se vive en Venezuela desde hace años. Más allá de cualquier ideología, miseria es miseria, y si no somos capaces de verlo, mal vamos.

    No debería, pero aún me sorprende que apoyen semejante totalitarismo. Cosas por las que aquí en España, en teoría, se lucha y luego se apoyan allá pensando que todo es producto de una conspiración paranoica imperialista. Vemos lo que queremos ver. No todo el que lee entiende, y menos desde lejos.

    Esa obsesión con izquierdas y derechas no nos deja ser críticos, no nos deja ver que quizás hay cosas buenas y malas de ambas ideologías. No nos deja ver que no tiene que ser un paquete cerrado y que puede evolucionar a algo más. Esa visión cerrada nos hace repetir errores del pasado y no mirar la progresión a futuro.

    El problema —y la razón de este escrito— es que mientras unos mueren de hambre y por falta de medicinas, otros se preocupan por etiquetar ideologías con el estómago lleno y desde la comodidad de un sofá. En Venezuela hay una crisis profunda que va más allá de eso.

    Mucha gente cree que por no apoyar el gobierno de Maduro entonces soy de derechas, capitalista y pare de contar. Los más osados – o ignorantes, vaya- te declaran hasta de fascista. No. No soy de nada ni pertenezco a nadie. Intento hacer críticas de todos los partidos y de todos los gobiernos para alejarme lo más posible de seguir un rebaño con ojos vendados.

Entiendan una cosa:

    Chávez fue muy popular. En pasado. Fue. Ahora otro gallo canta y 3 millones de venezolanos se han ido a pie hasta Colombia, Ecuador y Perú. No, no es la gente de dinero, porque la gente con algo de dinero no sale a pie. Esa gente huye de un colapso económico provocado por un gobierno corrupto. Un colapso creado por el mal manejo del sector petrolero, por las nacionalizaciones del aparato productivo y por medidas económicas inaceptables.

    La Asamblea Nacional fue electa por una mayoría opositora inigualable. Maduro no quiso reconocer su fracaso y los destituyó a todos del poder para consolidar el control. No hay separación de poderes. La represión es rampante y los mecanismos de control sociales están por todos lados. El estado monitorea cada elección para ver quienes reciben comida y servicios y quiénes no.

    En el 2008 tuve una entrevista en PDVSA (petróleos de Venezuela) y la segunda pregunta que me hicieron después de verificar mi nombre fue: ¿Firmaste la lista para llamar a referéndum en contra del gobierno? Dije que sí, y me fui.

   Hay los que aún afirman que como en Venezuela hay elecciones entonces es democracia. Infórmense un poco más sobre los mecanismos de control de un estado.

Entiendan otra cosa:

    Puedes oponerte a Trump, a Bolsonaro y puedes oponerte a una intervención por parte de Estados Unidos. A la vez, puedes denunciar los abusos de Maduro. No todo es blanco y negro y estas dos visiones no son excluyentes.

    El descontento de los venezolanos es real y profundo. Cabe destacar que la oposición venezolana incluye: socialistas, capitalistas, liberales, católicos, comunistas, etc. Venezuela está realmente mal como para perder el tiempo en definir ideologías. En Venezuela la gente está tratando de sobrevivir. Díganme exagerada. Les invito a dar un paseo por allá.

    Cuando se ven las cosas desde lejos es difícil empatizar y muy fácil juzgar y etiquetar desde la comodidad. Todos lo hacemos. Pero, la gente que opina sobre el futuro de Venezuela como si fuera una ficha de ajedrez en el juego capitalista/anticapitalista, derechas/izquierdas, infórmense un poco mejor. Es lo más responsable que podemos hacer todos.

    Venezuela es mi país, es mi infancia, es mi pasado y es mi futuro. Es un lugar que realmente no conoces y que realmente, en frío, es un sitio que no significa nada para ti. Ten la humildad de por lo menos aceptar eso y sobre todo ten un poco más de respeto.

Gracias.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s